La Coctelera

¿Sexto sello? El blog de Emilio Saura Gómez

"Y el sol se volvió negro..."

2 Abril 2008

"PLATÓN ES MI AMIGO, PERO MÁS AMIGA ES LA VERDAD"

Interpretado en su forma más habitual, el refrán en cuestión no plantea mayor dificultad: reconoce los fueros de la objetividad y de la universalidad y los antepone al sentimiento o a la afinidad individual o grupal.

Sin embargo, a veces oímos decir: “La amistad está por encima de las convicciones personales”. ¿Qué pensar?

Una cosa es respetar las convicciones de nuestros amigos, y otra, aprobarlas o darles nuestro apoyo. Semejante situación sólo puede “resolverse” a través de la polémica o del diálogo.

Ambos implican distanciamiento en el ámbito de las convicciones, aunque persista la proximidad o el acercamiento en el plano de la amistad. Pero tal acercamiento, “unidad” o armonía se basa en afinidades más o menos conscientes.

En cuanto a las convicciones, se apoyan en el asentimiento (fundado o no) a algo que se considera como la verdad y que, por tanto, escapa a las afinidades individuales o grupales.

Por consiguiente, sólo la verdad nos sitúa en terreno firme. ¿Y qué es la verdad? Conocida es la respuesta de Tomás de Aquino a la pregunta filosófica: “adaequatio intellectus et rei”, es decir, que estamos en la verdad en la medida en que nuestro entendimiento se ajusta a la realidad, a lo que las cosas son.

Otro problema es el de la dificultad para conocer la verdad, que hacía reconocer a santo Tomás la necesidad de la Revelación. De otro modo, el conocimiento de las verdades necesarias para la salvación se volverá una tarea particularmente ardua.

En este contexto resulta clarificadora la conocida sentencia: “In necessariis unitas, in dubiis libertas, in omnibus charitas” o, lo que es igual, “En lo necesario, unidad; en lo que admite duda, libertad; en todas las cosas, caridad”.

A saber, en las cosas necesarias (de las cuales sólo algunas cabe conocer al margen de la Revelación) no caben componendas ni compromisos.

En segundo término y puesto que es imposible conocer la totalidad de las verdades “naturales”, es decir, accesibles en teoría a la inteligencia humana, se comprende que exista libertad en el ámbito de las cosas “sujetas a duda”, como la mayoría de las proposiciones de la ciencia y de la filosofía, no digamos las de la vida práctica.

Sin hablar de las ciencias humanas, como la historia, la sociología o la política, en donde sólo cabe un conocimiento probabilístico, basado en una creencia natural, cuyo peso dependerá de la autoridad de los testimonios.

¿Y qué significa el “in omnibus charitas”. Que, por encima de la desunión o división que comportan las diferencias, el amor de Dios nos urge a amar al prójimo (incluido el enemigo) como a nosotros mismos, si es que queremos seguir la intimación de Jesús a imitar al Padre celestial, “que hace llover sobre justos e injustos”.

Sirvan estas reflexiones como preámbulo para abordar el conflicto entre la amistad y las convicciones, de gran actualidad para muchos ciudadanos en la España de hoy.

servido por www-espacioblog-com-analog 4 comentarios compártelo

4 comentarios · Escribe aquí tu comentario

Jose Miguel

Jose Miguel dijo

Este conflicto ciertamente se da con frecuencia. Quisiera añadir una consideración más, si me lo permite. Se trata de esto: cuando uno avanza en la fe sus aspiraciones, sus experiencias y su horizonte cada vez es menos mundano y ocurre que muchas amistades y relaciones sociales quedan limitadas, es decir, cada vez se tiene menos en comun.

6 Abril 2008 | 09:39 PM

Emilio

Emilio dijo

Efectivamente, así es. Aunque la recíproca no es cierta. Es decir, no siempre que las relaciones sociales quedan limitadas es debido a un avance en el terreno de la fe o de la espiritualidad. Por eso el artículo planteaba el tema en general.
Por otra parte, conviene tener en cuenta un matiz que allí apenas se rozaba: el conflicto, que no debería de existir, entre la verdad y la bondad. En esta época en que el "buenismo" parece no poco rentable en muchos ámbitos (el de la política es sólo uno de ellos), se precisa reivindicar los fueros de la verdad. Claro está que hablar de la verdad resultará especialmente fructífero en aquellos ambientes que la desconocen o que están inmersos en la mentira. Como será particularmente indicado hablar de la bondad a quienes han experimentado lo que es la maldad. De otro modo, la enseñanza apenas calará.

11 Abril 2008 | 01:38 PM

José Luís Samper

José Luís Samper dijo

Considero, Emilio, que el respeto es algo debido a las personas. Cuando una opinión es claramente falsa ha de ser negada, aunque se mantenga intacto el respeto a la persona que la sostiene. ¿Puede mantenerse la amistad cuando se difiere en las opiniones? Creo que dependerá del grado de virtud alcanzado por los amigos. Una amistad que se rompiera por discrepar en las opiniones o no aceptar la corrección de la verdad pondría en evidencia la naturaleza de esa amistad. La amistad y la bondad se requieren más la una a la otra, ¿no?

14 Abril 2008 | 09:58 PM

www-espacioblog-com-analog

www-espacioblog-com-analog dijo

Quizá no me he expresado bien. En el segundo párrafo de mi respuesta no me refería al imperativo de sostener la verdad ante los amigos, sino que era una digresión sobre la relación abstracta entre verdad y bondad. Generalmente, resulta difícil encarnar a la vez valores de "verdad" y de "bondad". La verdad supone "claridad" y "nitidez" y, por ello mismo, "distancia"; la bondad es "expansiva". Por eso un hombre preocupado por subrayar la verdad aparece como "riguroso", mientras que el que encarna la bondad se manifiesta más bien como "clemente". Como si dijéramos: la verdad se sitúa del lado de la "justicia"; la bondad, del lado de la "misericordia". Naturalmente, ha de haber un equilibrio entre ambas pero semejante equilibrio es una tarea difícil de alcanzar en la existencia personal concreta. En definitiva, se trata de dos "trascendentales" muy distintos.

14 Abril 2008 | 10:45 PM

Escribe tu comentario


Sobre mí

Avatar de www-espacioblog-com-analog

¿Sexto sello? El blog de Emilio Saura Gómez

ver perfil »
contacto »

Soy un cristiano católico que busca "comprender, con todos los santos, qué es la anchura y la longitud, la profundidad y la altura, y conocer el amor de Cristo, que sobrepasa toda ciencia"(Ef 3,18-19). Por lo demás, someto mi parecer al juicio de la Iglesia.


Estado del servidor

Buscar

suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

¿Qué es esto?

Crea tu blog gratis en La Coctelera