La Coctelera

¿Sexto sello? El blog de Emilio Saura Gómez

"Y el sol se volvió negro..."

21 Marzo 2008

SOBRE EL NOMBRE "CORÉ" ("CALVO") EN SAN AGUSTÍN

En sus “Enarraciones sobre los Salmos” y, en concreto, sobre el 46, san Agustín hace notar cómo muchos salmos llevan por título “A favor de los hijos de Coré”. No obstante haber existido alguien con ese nombre-dice el Santo, aquí se insinúa un gran misterio. Y, para desentrañarlo, el de Hipona parte del significado del nombre “Coré”, que no es otro que “Calvo”. ¿Quiénes son entonces los “hijos del Calvo”? ¿No serán los hijos del Esposo, puesto que Él fue crucificado en el Gólgota, el “monte de la Calavera?

Ahora bien, hay un pasaje de la Escritura en el que el profeta Eliseo, subiendo a Betel, sufre las burlas de unos jovenzuelos, que le gritan “¡Sube, calvo; sube, calvo!”. Entonces él, no tanto por crueldad como por oculto designio, hace que los mozalbetes sean devorados por unos osos que salen de la selva.

Y, a partir de esta clave, san Agustín establece el paralelismo entre aquellos adolescentes que se mofan del “calvo Eliseo”, y los judíos responsables de la crucifixión de Cristo, que fueron “poseídos por los demonios y devorados”. En efecto, al crucificar a Jesús en el lugar de la Calavera y levantarle en la Cruz, ellos mismos decían en sentido pueril “¡Sube, calvo!”. Pues ¿qué significa “sube”? “¡Crucifica, crucifica!”.

Y es que la niñez es tomada a veces como símbolo de humildad (“De los niños es el reino de los Cielos”, nos dice Cristo); pero también simboliza en ocasiones la fatuidad (“No seáis niños en el sentir”, dice san Pablo).

Y concluye el Santo exhortando a los cristianos (los “hijos del Calvo”) a no imitar a los jovenzuelos de Eliseo ni a los “nuevos adolescentes”, los judíos que se mofan de Cristo (llamado místicamente “Calvo” por haber muerto en el Calvario).

Completemos las reflexiones de san Agustín observando que, al morir en el Calvario, sobre la “tumba de Adán”, el Señor Jesús asumió y redimió la “calavera” de la muerte, de manera que, por la Resurrección, el género humano pudiera exclamar en adelante: “¿Dónde está, oh muerte, tu victoria?”

servido por www-espacioblog-com-analog sin comentarios compártelo

sin comentarios · Escribe aquí tu comentario

Escribe tu comentario


Sobre mí

Avatar de www-espacioblog-com-analog

¿Sexto sello? El blog de Emilio Saura Gómez

ver perfil »
contacto »

Soy un cristiano católico que busca "comprender, con todos los santos, qué es la anchura y la longitud, la profundidad y la altura, y conocer el amor de Cristo, que sobrepasa toda ciencia"(Ef 3,18-19). Por lo demás, someto mi parecer al juicio de la Iglesia.


Estado del servidor

Buscar

suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

¿Qué es esto?

Crea tu blog gratis en La Coctelera